Thin content: qué es y por qué debes evitarlo

¡Nadie duda que posicionarse en la primera posición para una búsqueda en Google supone un boost importante! Sin embargo, frecuentemente se emplean prácticas que no son bien vistas por Google y que, por lo tanto, suponen una pérdida reputacional y posicional importante en el buscador. Hoy te hablaremos de una de ellas: el thin content.

Thin Content, cómo evitarlo, en Marketkey

Qué es el thin content

El thin content es un término que, curiosamente, puso de moda Google para referirse a los contenidos web con una baja calidad.

En este sentido Google, que entiende que el contenido thin content, no responde a la intención de búsqueda del usuario y, por lo tanto, acaba siendo contraproducente para tu web en términos de SEO.

Se entiende que Google quiere contenidos de valor en marketing para los sitios webs indexados y, por lo tanto, favorecerá a aquellos que lo implementen.

Cuáles son los distintos tipos de thin content

El thin content puede ser calificado como «contenido pobre», sin embargo, en ocasiones, puedes satisfacer la intención de búsqueda con apenas 2 palabras. Por ello, para ser un poco más precisos, te categorizamos el thin content en tres tipos:

Contenido automático o autogenerado

El contenido en marketing suele ser artesanal, sin embargo, esta es una técnica muy empleada por el Black Hat SEO y supone la creación de contenido generado automáticamente mediante la traducción literal de páginas extranjeras o la mezcla de diferentes sitios webs con la misma temática.

Con frecuencia, este tipo de contenidos automáticos suponen una pérdida notoria de calidad literaria. Es decir, mezclan long tails sin sentido y permiten a Google detectarlo fácilmente.

Contenido duplicado

Uno de los contenidos penalizados más recurrentes. Copiar un artículo de otra web es considerado thin content. En ocasiones, podemos incluso sustituir palabras por sinónimos y Google estará en condiciones de detectarlo.

No sabemos a partir de qué porcentaje de plagio comienza a marcar Google los artículos como thin content, en cualquier caso, es una práctica que debes de abandonar de inmediato.

Por otro lado, ten cuidado si externalizas tu marketing de contenidos: Google no entiende de eso. Si el thin content acaba en tu web es tu responsabilidad.

Emplear Páginas Puerta

Las páginas puerta son aquellas webs que incorporan «páginas ficticias» cargadas de keywords y long tails con el fin de posicionar sin ofrecer una respuesta al usuario.

Por otro lado, Google también sanciona como tal todas aquellas webs que redirigen al usuario sin su consentimiento. Esta práctica es muy empleada en webs de streamings y resulta muy molesto para el usuario.

Por qué debes evitarlo

Si Google detecta que estás empleando poco contenido acabará penalizando tu web y no lograrás volver a posicionarte en las primeras posiciones. Este tipo de contenido es algo que Google no perdona y por ello es algo a lo que deberías prestar especial atención.

Además, Google puede decidir cambiar la frecuencia de rastreo si califica tu contenido como thin content. Esto significa que tus páginas no serían leídas por el robot de Google y, por lo tanto, afectaría a la actualización e indexación de tu sitio dentro del buscador (lo cual afectaría aún más a tu posicionamiento).

En resumen, el thin content supone la incorporación a tu página web de contenido de baja calidad. Esto podrá ser contenido generado automáticamente, contenido copiado o emplear Páginas Puertas para engañar a los motores de búsqueda. La consecuencia de esta mala praxis supone la penalización en los SERP de Google y, por lo tanto, menos visitas a nuestra web.

COMPARTE:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Te contamos cómo mejorar el SEO de tu página web

Últimas entradas

Ir arriba